Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Cuidar la alimentación en los perros

Comparrit

La alimentación de los perros es importante para su salud y bienestar. Así como también lo es la hidratación. Llevar a cabo una buena hidratación es sencillo. Solo hay que proporcionar agua fresca y limpia al animal. Asegurarse de que el perro tiene acceso constante al agua, fresca y limpia, en un recipiente limpio y accesible. Es importante cambiar  regularmente el agua para mantenerla fresca y evitar la acumulación de bacterias. Sobre todo en los meses de mayor calor. 

Al final la hidratación no tiene mucho misterio, aunque hay que cuidarla. Sin embargo, hay que tener especial cuidado con la alimentación. 

Una alimentación adecuada proporciona a los perros los nutrientes esenciales que necesitan para un desarrollo saludable, mantener una buena condición física y tener un sistema inmunológico fuerte. Los perros requieren una combinación de proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y minerales en las proporciones adecuadas para satisfacer sus necesidades nutricionales.

Además, proporciona la energía necesaria para que los perros se mantengan activos, jueguen, realicen ejercicio y mantengan un peso saludable. Los perros necesitan una alimentación que se ajuste a su nivel de actividad y estilo de vida. Ayuda a prevenir el sobrepeso y la obesidad, lo cual puede llevar a una serie de problemas de salud, como enfermedades cardíacas, diabetes y problemas en las articulaciones. Es importante controlar la cantidad y calidad de los alimentos que se les proporciona para evitar el exceso de peso.

Cabe destacar que una dieta adecuada contribuye a la salud de la piel y el pelaje de los perros. Los nutrientes esenciales, como ácidos grasos omega-3 y omega-6, vitaminas y minerales, ayudan a mantener un pelaje brillante y saludable, así como una piel libre de irritaciones y afecciones cutáneas.

Los perros jóvenes en crecimiento tienen necesidades nutricionales específicas para un desarrollo óptimo. Una alimentación adecuada durante esta etapa crucial ayuda a un desarrollo óseo y muscular adecuado, así como al desarrollo del sistema inmunológico.

Pero lo más importante es la prevención de enfermedades. Una dieta equilibrada y de calidad puede ayudar a prevenir ciertas enfermedades y a mantener el sistema inmunológico fuerte. Alimentar a los perros con alimentos nutritivos y adecuados puede contribuir a una vida más saludable y reducir el riesgo de enfermedades a largo plazo.

Es importante tener en cuenta que como las personas, cada perro es único, y sus necesidades nutricionales pueden variar según su raza, edad, nivel de actividad y condiciones de salud específicas. Por ello, ante cualquier duda es aconsejable consultar con un veterinario para determinar la dieta más adecuada para tu perro, así como para recibir orientación sobre la alimentación, las porciones y las opciones de alimentos que se adapten mejor a sus necesidades individuales.

Cómo saber qué alimentos son mejores para mi perro

Para determinar cuáles son los alimentos mejores para tu perro, es importante considerar varios factores, como su edad, tamaño, nivel de actividad, estado de salud y posibles necesidades dietéticas especiales. 

  • Consultar con un veterinario. El primer paso es consultar con un veterinario de confianza. El veterinario podrá evaluar la salud general de tu perro y proporcionar recomendaciones específicas sobre la alimentación, incluyendo el tipo de alimento (pienso seco, comida húmeda, dieta casera, etc.) y las marcas que podrían ser más adecuadas para tu perro. 
  • Leer las etiquetas de los alimentos. Al seleccionar un alimento para el perro, hay que leer detenidamente las etiquetas de los alimentos comerciales. Buscar alimentos que cumplan con los estándares nutricionales establecidos por organizaciones como la Association of American Feed Control Officials (AAFCO) y que incluyan ingredientes de calidad. Los ingredientes principales deben ser fuentes de proteínas de alta calidad, como carne o pescado.
  • Considerar las necesidades específicas de tu perro. Algunos perros pueden tener necesidades dietéticas especiales debido a problemas de salud, alergias o sensibilidades alimentarias. Si el perro tiene alguna condición médica, como enfermedades cardiacas, diabetes o alergias, hablar con un veterinario es crucial para determinar qué tipo de dieta es la más adecuada.
  • Evaluar la edad y el tamaño del perro. Los perros tienen necesidades diferentes. Los cachorros, perros adultos y perros mayores tienen requerimientos específicos de nutrientes. Además, el tamaño y la raza de tu perro pueden influir en el tipo de alimento que sea más adecuado. Por ejemplo, los perros de razas grandes pueden requerir alimentos especiales que promuevan un crecimiento saludable de los huesos.
  • Tener en cuenta el nivel de actividad. El nivel de actividad del perro también es un factor importante. Los perros muy activos pueden requerir una alimentación que proporcione un mayor contenido calórico para satisfacer sus necesidades energéticas. Por otro lado, los perros menos activos pueden necesitar una alimentación que evite el sobrepeso y la obesidad.
  • Realizar cambios graduales en la alimentación. Si decides cambiar el alimento de tu perro, hazlo de manera gradual. Introduce gradualmente el nuevo alimento mezclándolo con el alimento anterior durante varios días para permitir que tu perro se adapte al cambio sin problemas digestivos.

¿Los perros tienen alergias alimentarias?

La respuesta es sí. Los perros también pueden sufrir de alergias alimentarias. Por ejemplo, algunas razas propensas a sufrir alergias son el Bulldog Francés o el West Highland White Terrier según el periódico Las Provincias. No solo las personas tienen alergia, “las mascotas también pueden padecer importantes cuadros alérgicos” que, evidentemente tienen que ser diagnosticados para poder tratarlos correctamente. 

Una alergia alimentaria en los perros ocurre cuando su sistema inmunológico reacciona de manera exagerada a ciertos ingredientes alimentarios, considerándolos una amenaza para el organismo. Estas alergias pueden manifestarse a través de diversos síntomas, como picazón, enrojecimiento de la piel, erupciones cutáneas, vómitos, diarrea, pérdida de cabello, infecciones de oído recurrentes y problemas gastrointestinales.

Los ingredientes más comunes que pueden causar alergias alimentarias en los perros son los cereales, pollo, pescado, huevos, lácteos y soja, entre otros. Sin embargo, es importante tener en cuenta que cada perro es diferente y tiene cualidades distintas y, por tanto,  las alergias alimentarias pueden variar de unos a otros. Algunos perros pueden ser alérgicos a ingredientes específicos, mientras que otros pueden tener intolerancia alimentaria o sensibilidades.

En caso de sospechar que el perro tiene una alergia alimentaria, es importante consultar con un veterinario. El veterinario puede realizar pruebas para determinar qué ingredientes están causando la reacción alérgica o aconsejar un tratamiento concreto, como por ejemplo, la retirada de algún ingrediente específico. Una vez identificados los alimentos problemáticos, se puede implementar una dieta de eliminación o una dieta especializada para alérgicos. 

¿Por qué los cereales producen alergia?

Los cereales, como el trigo, el maíz y la cebada, pueden causar alergias en algunos perros. De hecho es el ingrediente principal de muchos piensos. Dato a tener en cuenta si se detectan alergias o intolerancias. 

En el caso de los cereales, la alergia puede ser causada por diferentes componentes, como las proteínas presentes en los cereales o ciertos carbohidratos. Las proteínas presentes en los cereales pueden ser reconocidas por el sistema inmunológico del perro como extrañas o nocivas, lo que desencadena una respuesta alérgica. Algunas proteínas específicas en los cereales, como la glutenina y la gliadina en el trigo, pueden ser responsables de las reacciones alérgicas en perros sensibles.

Además, los cereales también contienen carbohidratos, como los fructanos y los polioles, que pueden ser difíciles de digerir para algunos perros. Esto puede provocar trastornos gastrointestinales, como sensibilidad digestiva, flatulencia o diarrea, que pueden manifestarse como síntomas de una alergia alimentaria.

En cualquier caso lo más adecuado para saber gestionar una alergia y que a su vez, el perro mantenga una dieta equilibrada y saludable es contactar con un veterinario. Investigando en Internet hemos encontrado información en la página web de la Clínica Naya sobre numerosos servicios que se ofrecen en la clínica. Destacando en relación con la alimentación y las posibles alergias, laboratorio clínico y ecografías, entre otros servicios que tiene. 

También le puede interesar

Los pazos se abren al público.

Los pazos son casas solariegas, de carácter señorial, típicas de la Galicia rural. En ella vivan nobles y personas de alta alcurnia que subarrendaban la tierra circundante a los campesinos...

Scroll al inicio