Descubre los extractos vegetales detrás de los productos cosméticos

Descubre los extractos vegetales detrás de los productos cosméticos

Los consumidores de hoy en día se preocupan cada vez más por un consumo más responsable con el medio ambiente y con sus propios cuerpos, por lo que se interesan en productos sostenibles y que sean buenos para la salud. Por lo mismo, los productos a base de extractos vegetales están ganando cada vez más terreno en el mercado, y el mundo de la cosmética no es la excepción.

Por ejemplo, a estas alturas seguramente ya te has encontrado con los sellos que clasifican los productos como naturales, ecológicos, bio u orgánicos. Y aunque resulta complicado diferenciarlos, podemos tener la confianza de que todos tienen en común sus componentes de origen natural y, normalmente, un método de elaboración respetuoso con el medioambiente.

Este tipo de cosmética se basa en el uso de materias primas de origen natural, que han pasado por un proceso de transformación posterior sencillo, con la mínima intervención de aditivos o transformaciones químicas, y que han utilizado únicamente aquellos procesos que no son perjudiciales para el medio ambiente y la salud de las personas, explica Nuria Alonso, responsable de certificación de BioVidaSana.

Así que, acompáñanos a descubrir lo ingredientes naturales que se esconden detrás de las marcas de cosméticas más conocidas y cuales son sus propiedades.

¿Qué son los extractos vegetales?

Si no habías escuchado sobre estos beneficios elementos naturales, te contamos que se trata de macerados de plantas que contienen un sinfín de propiedades provechosas para el cuidado de la piel y el cabello.

Estos son uno de los mejores ingredientes que hay, por lo que se les ha dado muchas aplicaciones dentro de nuestro día a día, incluyendo la elaboración de cosméticos.

Tipos de extractos vegetales

Según el medio en el que están macerados, los extractos vegetales pueden ser:

  • Glicólicos: macerados principalmente en propilenglicol.
  • Hidroalcohólicos o tinturas: macerados en alcohol etílico de diferentes graduaciones según el activo a extraer.
  • Oleosos: macerados en un aceite vegetal.
  • Hidrosolubles: macerados en glicerina y agua.

Es muy importante conocer el tipo de extracto para saber si se adapta al producto que se desea hacer, ya que según la elaboración que vayas a preparar deberás de escoger un extracto u otro. Por ejemplo, no se debe añadir un extracto hidrosoluble a un aceite de masaje porque no se mezclará.

¿Para qué se usan los extractos vegetales?

Como dijimos anteriormente, los extractos se utilizan para enriquecer una variedad de elaboraciones, como por ejemplo en productos cosméticos del tipo:

  • Tónicos
  • Agua micelar
  • Sérum
  • Mascarillas
  • Exfoliantes
  • Contorno de ojos
  • Cremas faciales y corporales
  • Champús
  • Acondicionadores
  • Geles de ducha
  • Jabones de glicerina
  • Jabones de aceite
  • Aceites de masaje

Ventajas de las fuentes vegetales

Su principal ventaja es su inteligencia innata. Y es que las plantas son capaces de protegerse del estrés y del daño ambiental por sí solas. “Las plantas son químicas expertas que han evolucionado para producir componentes que absorban los rayos UV, produzcan compuestos antioxidantes potentes, tintes naturales y componentes que capten el agua. Todos ellos tienen uso cosmético”, explica Monique Simmonds, vice directora del departamento de Ciencia de Kew Gardens.

La cosmética ecológica

Así pasamos a la cosmética ecológica, la cual, como dijimos al inicio de este artículo,  se caracteriza por utilizar materiales que, además de ser naturales, se han producido siguiendo los criterios para la agricultura ecológica que establece el Reglamento Europeo u otras normas equivalentes de otros países para la producción ecológica.

“Estos criterios incluyen la no utilización de fertilizantes, pesticidas ni herbicidas químicos, entre otros”, explican los expertos. “Los ingredientes ecológicos tienen que estar certificados para poder reconocerse como tal”.

Así, son muchos los componentes que se usan como base de los productos cosméticos que encontramos en las tiendas y empresas especializadas, entre los que podemos identificar todo tipo de aceites vegetales, aceites esenciales, hidrolatos, ceras, mantecas, extractos naturales de plantas, al igual que ingredientes minerales, como arcillas o sal, entre otros.

Clasificación de las sustancias naturales dentro de la elaboración de cosméticos

Estas pueden dividirse en cuatro:

  • Fuentes vegetales: Proceden de las plantas, incluidas las algas.
  • Fuentes minerales: Provienen de materias inorgánicas como el zinc y el titanio y se usan para elaborar maquillajes y filtros solares.
  • Fuentes animales: el colágeno, el retinol, la urea o la propia miel proceden de los animales.
  • Fuentes microbiológicas: en las últimas décadas se han aplicado en el campo de la alimentación (por ejemplo, los lactobacilus y bífidus en los lácteos) pero cada vez son más los cosméticos que incorporan prebióticos y probióticos.

Las sustancias naturales más utilizadas en la cosmética

Marenostrum, fabricantes de extractos botánicos, nos cuentan cuales son los ingredientes naturales más utilizados en la cosmética, y sus propiedades:

  • Aloe vera

Esta es una de las plantas más valiosas y más utilizadas en cosmética por sus múltiples beneficios para la piel y el cabello, gracias a su alto contenido en aminoácidos, minerales, vitaminas y enzimas. Además,  cuenta con más de un 95 % de agua y contiene más de 200 nutrientes esenciales para el organismo.

Por ejemplo, el gel que contiene la planta en el interior de sus hojas se usa como un valioso remedio cutáneo; el cual actúa creando un manto protector y refrescanteque proporciona y retiene la humedad.

  • Aceite de chia

Es una fuente vegetal de grasas omega 3, 6 y 9, el cual se extrae  mediante presión en frío de estas semillas, y se asegura que ayuda a aumentar la producción de colágeno, actuando como agente antienvejecimiento.

El omega 3, además de regular el estrés hormonal, lucha contra las arrugas, el acné, las imperfeccionesy deja la piel con un aspecto más suave y joven. Por eso, en la actualidad, el aceite de las semillas de chías es muy utilizado en cosmética natural.

  • Aceite de macadamia

El aceite de macadamia se obtiene del prensado en frío de la grava de la nuez de macadamia. Contiene ácidos oleicos, linoléicos, esteroles y antioxidantes que calman y nutren en profundidad la piel. Además, es un aceite súper potente para el cabello, ya que lo rejuvenece sin taponar el poro, al tratarse de un aceite muy parecido al que produce el sebo humano.

Por otro lado, aseguran que es ideal para regenerar puntas abiertas, combatir el frizz, e hidratar y fortalecer el cabello evitando su caída.

  • Aceite de karité

A parte del aceite de macadamia, existen otros ingredientes que también son considerados beneficiosos para la piel y que utilizan otros fabricantes de cosmética natural. Por ejemplo, la manteca de karité, que es ideal para pieles secas, ya que cuenta con un gran poder regenerativo, y cualidades para ganar en flexibilidad y suavidad.

Esta se obtiene de la grasa extraída de las nueces del árbol de karité, procedente de África, y es un gran hidrante porque posee vitaminas A, D, E y F.

  • Rosa Mosqueta

El aceite de rosa mosqueta es muy recomendado por los cirujanos para mejorar los procesos de cicatrización en la piel. Esto porque se considera que es un poderoso regenerador de la piel, gracias a que mejora la hidratación.

También es un gran aliado contra el acné, muy útil para eliminar el rastro de cicatricesy está considerado un buen agente contra las estrías.

  • Aceite de Argán

Comúnmente llamado ‘oro líquido’, este aceite ha ganado mucha popularidad en los últimos años gracias a su alto porcentaje de ácidos grasos esenciales (80%) y tocoferoles antioxidantes (vitamina E), que lo hace uno de los ingredientes más solicitados para cuidar la piel, el cabello, uñas y para combatir los radicales libres responsables del envejecimiento prematuro.

  • Arcilla

La arcilla se usa muy frecuentemente para mascarillas, cremas naturales, baños, etc. La composición básica de los diferentes tipos de arcilla es muy similar. Sin embargo, la mayor presencia de un mineral en concreto o su estado evolutivo hace que se presente en diferentes colores con determinadas aplicaciones (blanca, roja, verde).

Su amplio uso se debe a que es una sustancia rica en multitud de minerales que ejerce un efecto calmante, regenera la piel y estimula el sistema circulatorio. Por esto, es muy popular en tratamientos rejuvenecedores, anti acné, para la mala circulación y para pieles sensibles entre otras indicaciones.

  • Extracto de romero

La planta del romero ha sido utilizada durante tiempo como remedio curativo por su naturaleza antiinflamatoria e ingredientes antisépticos, pero ahora también se ha hecho un lugar de preferencia en el mundo de la cosmética. Y es que el romero actúa como un potente antioxidante, y su extracto protege la piel contra los radicales libres, responsables del envejecimiento cutáneo.

  • Aceite de aguacate

Este aceite vegetal se obtiene por presión en frío del hueso y la pulpa del aguacate. Es rico en antioxidantes, ácidos grasos, proteínas y minerales. Además, contiene vitaminas E, A, B2, B3, por lo que aseguran que su efecto protector y regenerador preserva la piel de los agentes externos, además de actuar como emulsionante.

  • Extracto de camomila

Extraído de las flores de manzanilla, el extracto de camomila se ha utilizado durante miles de años para diversos fines medicinales. Por ejemplo,  se utiliza mucho en la elaboración de productos cosméticos debido a sus propiedades antiinflamatorias y calmantes, especialmente adecuadas para pieles sensibles o irritadas.

 

Deja una respuesta