Esos peludos de cuatro patas que salvan vidas

Esos peludos de cuatro patas que salvan vidas

Bomberos, policías, personal del ejército, voluntarios y miles de personas anónimas salvan vidas a diario en nuestro planeta, y eso sin contar a médicos, enfermeras, auxiliares, celadores y todo el personal sanitario que son su granito de arena puede marcar la diferencia entre una vida más o una vida menos. Sin embargo, esos amigos nuestros peludos de cuatro patas también salvan vidas prácticamente a diario, las nuestras, las de nuestros vecinos, las de las víctimas de un derrumbamiento, las de los niños con epilepsia, y lo hacen sin recibir retribución alguna.

Hay historias de todo tipo, y desde tiempos inmemoriales, y obviamente, ni podemos ni queremos contarlas todas, pero sí una pequeña representación que abra los ojos a todas aquellas personas que aún dudan de su fidelidad, coraje, valía y amor por el ser humano.

No importa si los animales están entrenados para hacer algo o no ya que, a veces, es su instinto el que nos salva la vida y no su entrenamiento. Lógicamente, esos perros entrenador para detectar subidas de azúcar, ataques epilépticos o para rescatar personas, son auténticos héroes entrenados por otros héroes, lo que los convierte en una especie de superhéroes. Y no me importa repetir tanto esa palabra “héroe”, porque eso es lo que son.

En Alerta Médica Perros Terapéuticos, un centro de adiestramiento canino de Alicante, entrenan a perros para alertar de las bajadas de azúcar incluso dos horas antes de que suceda la hipoglucemia. En caso de niños diabéticos, estos animales, nos aseguran, pueden llegar a salvarles la vida en numerosas ocasiones. Se convierten en su mejor amigo y su salvador.

Algunas historias

Enero de 2019, Bella y Sadie, dos labradores salen de la casa en la que viven ladrando sin parar. El ladrido intenso, desolador y alarmante, llamó la atención de una vecina que, extrañada al ver a los animales tan serviosos, accedió a la vivienda y encontró a la propietaria, Marueen Hatcher, en el suelo. La rápida reacción de los animales, y de la vecina, salvó la vida de la mujer que sufrió una apoplejía severa, un derrame cerebral.

Cuando despertó en el hospital, Hatcher reconoció que cuando empezó a notar los síntomas fue directamente a buscar a sus mascotas, justo antes de desmallarse, y eso le salvó la vida.

Toby, un golden retriever, se alarmó cuando vio a su propietaria en un estado extraño, nerviosa, y dándose golpes en el pecho sin parar. La mujer calló al suelo, a punto de desmayarse, y el animal imitó lo que ella había hecho segundos antes saltando encima hasta que logró que expulsara el trozo de manzana que le estaba tapando las vías respiratorias. El instinto de este animal le llevó a realizar la maniobra de Heimlich, increíble.

Lefty vio peligrar su vida y la de su dueño cuando cuatro ladrones irrumpieron en su casa para llevarse todo lo que pudieran. Dispararon a su dueño, quien podría haber muerto si Lefty no se hubiera arrojado sobre él para protegerlo del impacto. EL animal sobrevivió, aunque tuvieron que amputarle una pata.

Kabang, una perrita que paseaba junto a su dueño, una amiga y su sobrina, vio como un coche se acercaba en dirección opuesta y a gran velocidad, su instinto le obligó a empujar a la niña ya  la mujer fuera del camino, lo que les salvó la vida.

Balto, un Husky siberiano, salvó la vida de muchos niños en Nome, Alaska, y por eso su historia fue llavada al cine. Una epidemia de difteria asoló el lugar en medio del invierno y Balto consiguió guiar a otros perros hasta comunidades cercanas para llevar las medicinas que se requerían hasta los pequeños niños enfermos.

Trakr fue unos de los pastores alemanes que en los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos salvó a supervivientes que se encontraban bajo los escombros. Pero ¿por qué nombrar a Trakr y no al resto? Pues simplemente porque él fue quien encontró al último superviviente de la tragedia de las Torres Gemelas de Nueva York y la revista Time lo nombro uno de los animales heroicos más famosos de la historia.

Shana, en 2006, salvó la vida de una pareja de ancianos de 81 años en Alden, Nueva York. Ambos quedaron atrapados fuera de casa bajo una tormenta de nueve y Shana decidió cavar un túnel bajo la nueve y los arrastró a su interior poniéndolos a salvo hasta que los bomberos los rescataron horas después.

Pero no son solo los perros quienes salvan vidas: delfines, gorilas incluso hay historias de leones que decidieron salvar a niñas pequeñas. 20minutos.es publicó una recopilación de estas historias en esta lista de historias sorprendentes de animales.

Ahora qué ¿sigues pensando que ellos no se merecen lo mismo, o más, que nosotros?

Deja un comentario