Vehículos eléctricos: los puntos de recarga

Vehículos eléctricos: los puntos de recarga

Uno de los problemas que más echan para atrás a los posibles compradores de vehículos eléctricos son los puntos de recarga. Algunos se preocupan por las pocas, casi inexistentes de hecho, instalaciones que hay en las ciudades españolas. Otros porque en su casa no tiene garaje y otros porque, aunque sí lo tengan, no tienen punto de recarga instalado. ¿Son la baterías el mayor hándicap de estos automóviles?

Está claro que, si el campo automovilístico español quiere asemejarse en eficiencia y emisión de gases al de otros países europeos, algo tiene que hacer el gobierno al respecto. En Noruega, por ejemplo, las gasolineras ya están sustituyendo surtidores por puntos de recarga, aquí en España son pocas las que han instalado alguno y, por supuesto, solo en grandes ciudades como Madrid o Barcelona. Pero ¿por qué esa necesidad y ese apremio por instalar los puntos de recarga en todas las gasolineras del país nórdico? Pues porque la flota de vehículos eléctricos ya supera a la de los vehículos tradicionales por lo que la única forma de mantener económicamente viables esas gasolineras es convirtiéndolas en  parques de puntos de recarga.

Pero no es solo este hecho el que llama la atención del país escandinavo al respecto, y es que Noruega cuenta con calles donde cada dos aparcamientos, o tres a lo sumo, tienen instalado un punto de recarga para que todos los usuarios que necesiten cargar la batería de su vehículo puedan hacerlo sin problemas.

En septiembre de 2019, en Noruega se matricularon 6.086 coches eléctricos lo que supone una cuota de mercado del 54,5 %. A ellos se suman 2.542 de los que 1.139 híbridos enchufables y esto hace un total de 49.483 vehículos electrificados vendidos en Noruega en todo 2019, por ahora.

En España, según E-recarga, empresa líder en este tipo de instalaciones en Madrid, estamos muy lejos de llegar a eso. Los profesionales de esta compañía aseguran que para que España se parezca en algo a este país, el Estado tendría que invertir millones de euros solo en la instalación de puntos de recarga, para garantizar el acceso a ellos de cada nuevo propietario que comprase un vehículo eléctrico, y eso ahora mismo, en la situación económica que se encuentra el país, es inviable.

La respuesta ¿en las privadas?

No obstante hay quien piensa que la respuesta a este dilema no está en la inversión del Estado, sino en la inversión de las empresas privadas. Según Ana María Calvany, experta en energías renovables, el Estado debe invertir en nuevas plantas de energía fotovoltaica para conseguir eficiencia y respeto medioambiental sin que los ciudadanos pierdan calidad de vida, y deben ser las empresas privadas quienes, aprovechando esas instalaciones de energía limpia, se “enganchen” a la red y provean al ciudadano de instalaciones como los puntos de recarga. Según Calvany, de este modo todos salimos ganando.

¿Y qué empresas parecen interesadas en esto? Pues además de las compañías actuales que han nacido por y para este cometido, como la anterior mencionada E-Recarga, hay empresas que pueden querer subirse al carro y coger un trocito de este pastel.

Por un lado, hidroeléctricas como Iberdrola o Endesa ya están anunciando la creación de parques de placas fotovoltaicas por todo el planeta, pero aún hay más. Amazon, por ejemplo, ya vende puntos de recarga en su tienda. Tienen un precio de 719 euros de media y son, sencillamente, enchufes especiales para conectar un vehículo eléctrico y recargarlo en tu casa.

Volta Charging es otra empresa que tiene pensado un plan bastante interesante para los usuarios, y es que ha prometido recargas gratuitas para los coches eléctricos, ¿y cómo? Pues aprovechado los puntos de recarga como espacios publicitarios exteriores. Esta idea parece muy buena para los centros comerciales y parkings urbanos, donde podrán instalar este tipo de punto de recarga con publicidad haciéndolos visibles y útiles para los propietarios de los vehículos eléctricos.

Se trata de un negocio que, si funciona, irá a más. A ello se le suma el afán general por mostrar una imagen sostenible. Cada vez más las marcas tienen que fijarse en la manera de hacerse ver medioambientalmente sostenibles. La aparición de su producto en un punto de recarga de coches eléctricos es una muy buena opción para conseguir ese objetivo

Precios

A la hora de hablar de precios la cosa se complica. Y es que tenemos que tener en cuenta que, dejando a un lado el punto de recarga de Amazon, la mayoría de instalaciones varían notablemente dependiendo del lugar de instalación, el sistema eléctrico del espacio y demás, eso significa que de cara a hablar de precios para el particular, es complicado. Ahora bien, ¿y qué pasa con una empresa? Pues la media para tres vehículos en un garaje de empresa ronda unos 3.500 euros.

¿te apuntas?

Deja un comentario